Noticias destacadas
  • “Hay quien cree que la vida es un viaje experimental que hacemos todos involuntariamente.” Enlace al artículo completo de Manuel...

    Viaje de vuelta

    “Hay quien cree que la vida es un viaje experimental que hacemos todos involuntariamente.” Enlace al artículo completo de Manuel…

  • “Se equivocan los que desdeñan a los líderes juveniles, ya se llamen Sánchez o Iglesias. Ambos tienen un punto de...

    La falsa tregua

    “Se equivocan los que desdeñan a los líderes juveniles, ya se llamen Sánchez o Iglesias. Ambos tienen un punto de…

  • “Somos un país de viejos, o sea, de gente a la que han engañado muchas veces, pero intentamos compensarlo con...

    La puerta de salida

    “Somos un país de viejos, o sea, de gente a la que han engañado muchas veces, pero intentamos compensarlo con…

  • UN ARTÍCULO EN LA MEMORIA

    Ir a mucho menos | DIARIO SUR 23 julio 1992

    Un cuarenta por ciento de los españoles asegura con una mano en el corazón y la otra en el bolsillo, que su nivel de vida ha bajado en los últimos tres años. Otro cuarenta afirma que se ha cumplido en ellos el deseo que impetraba el famoso paralítico que fue a Lourdes: se ha quedado como estaba. Por último, un veinte por ciento de los encuestados confiesa que vive mejor o mucho mejor. (Ignorábamos que un porcentaje tan alto de compatriotas se dedicara a la política.) En cualquier caso, el balance indica que hemos ido claramente a menos. Mucha gente vive como en Bolivia, aunque algunos vivan en Jauja, aprovechándose de que otros residen en Babia.

    Las vacas gordas del pueblo se han escapado o quizá se hayan hecho con ellas los cuatreros de siempre, que cambian periódicamente de ideología, pero no de conducta. Vivimos tiempos de crisis desde unos años a esta parte que nos toca sufrir. Es como si la guerra del golfo Pérsico hubiera emborronado todas las páginas de los estudios económicos que nos la prometían muy felices. En opinión de los gerentes de las guerras, lo que más ha repercutido de aquel conflicto no es el derramamiento de sangre, sino el derramamiento de petróleo.

    Vivimos peor que hace algún tiempo, pero eso no significa que no podamos empeorar, ya que aún no hemos tocado fondo. Lo peor es que esta situación, que para algunos es desesperada, pero no grave, se produce cuando en vez de tocar ese fondo que decíamos, estábamos tocando casi, casi, el cielo. Los españoles nos habíamos adaptado a vivir con más. En un admirable esfuerzo, nos acoplamos a la abundancia y nos dispusimos a no prescindir de nada. Ahora nos va a costar mucho trabajo vivir por debajo de nuestras posibilidades. Es muy difícil distinguir entre las cosas de primera necesidad y las de segunda que a veces son más necesarias. Todo podría solucionarse si nos dejaran subirnos el sueldo, pero no hay para todos. Sólo para los elegidos en las listas cerradas.

    Manuel Alcántara