Noticias destacadas
  • UN ARTÍCULO EN LA MEMORIA

    Reaparece Roldán | DIARIO SUR 23 diciembre 1999

    COMO el célebre turrón, el ex director general de la Guardia Civil vuelve por Navidad. Si se propusieran los tres máximos golfos de la vida española, incluidos los golfos de levita, la competencia sería durísima, ya que hay personas que han acumulado méritos enormes e indiscutibles, pero hay una cosa que han acumulado méritos enormes e indiscutibles, pero hay una cosa clara: en todas las ternas entraría Luis Roldán. Ahora, el Tribunal Supremo ha elevado su pena que era de 18 años de cárcel, a 32. La sentencia dice algo que pone los pelos de punta a todo el mundo, incluso a él, que está calvo como una bombilla: que se lucró a costa de las víctimas del terrorismo.

    También los etarras querían que reaparecieran sus crímenes por Navidad. Nada menos que 950 kilos de muerte transportaba el furgón interceptado por dos agentes de la Guardia civil de Tráfico en Calatayud. Se demuestra que los artificieros que lograron la tregua no pudieron desmontar el odio. Contra las vocaciones decididas siempre hay muy poco que hacer. ¿A qué se dedica un terrorista en vacaciones? No es probable que se sumerja en lectura de los místicos. Un descanso tan prolongado quizá le haga sentir nostalgia y añore los buenos tiempos, pródigos en tiros en la nuca, cuando saltaban por el aire los hipermercados. Ya se sabe que hay carteros que en los días de fiesta se dan un largo paseo, para no perder la forma. EL destino de la furgoneta explosiva era Barajas, pero no sabemos dónde la llevarían después, ya que hay bastante gente dispuesta a participar en esos traslados. La esperanzadora tregua le ha venido muy bien a los repartidores de lutos para reconstruir su estructura. Al menos, eso es lo que dicen los expertos en la batalla antiterrorista, que lo saben todo, salvo cómo ganarla.

    No deja de ser triste que dos miembros de la Benemérita cuyos nombres han trascendido al gran público sean Luis Roldán, el ex director general, y Antonio David, el ex marido de Rociíto. Hay miles que trabajan con honradez y riesgo y no son conocidos de nadie. Dos humildes números han evitado un gran número de muertos.

    Manuel Alcántara