Noticias destacadas
  • UN ARTÍCULO EN LA MEMORIA

    La jubilación de Bush | DIARIO SUR 20 enero 2009

    EL presidente norteamericano, considerado como el poder de la reciente historia de su país, se propone no dejarnos descansar en paz. Amenaza con escribir un libro, después de haber leído tan pocos. El género memorialístico, si se refiere a las autobiografías, es siempre una exculpación o una acusación. Se escribe para establecer posturas que en su tiempo fueron obligatorias o para inventarse coartadas. Al terrible George, que representó un intento de construcción de democracia hereditaria, le espera ya el llamado «juicio de la Historia», pero mucho se teme que la Historia haya perdido el juicio.

    Por su parte, él confía en influir en los psiquiatras. Según sus póstumas declaraciones va a retirarse allá en su rancho grande, «para reponer su patrimonio personal y reivindicar su legado presidencial». Sólo el segundo aspecto ha quedado maltrecho. ¿Cómo se las arreglará para justificar sus decisiones y para hacer atractivos sus discursos? Al «negro» que haya contratado para escribir sus memorias le va a ser más difícil que a Obama enderezar el rumbo de su gran país.

    Un jubilado de 62 años, si colecciona sellos o se dedica al bricolaje, no le hace daño a nadie, pero si emplea su tiempo libre en justificar sus sangrientas decisiones puede remover muchas cosas. El nobel escritor venderá mucho su libro, pero en todo caso la cifra será inferior al número de vidas que él vendió. Ahora empieza una etapa para disfrutar de un mal ganado descanso, después de haber decretado que tantos seres humanos descansaran en paz. Si incurriera en la anómala virtud política de la sinceridad cometería una nueva equivocación y si dijera la verdad mentiría. Total, que estamos deseando que salga su libro para no comprarlo.

    Manuel Alcántara